Silla de ruedas para perros. ¿Cómo acostumbrar a nuestra mascota a usarla?

Conseguir una silla de ruedas para perros cambiará la vida de tu can para siempre. Además de ayudarlo a caminar y correr, su nueva silla mejorará enormemente su salud física y mental. Aumentar la fuerza, la resistencia y mantener la movilidad de tu perro son solo algunos de los beneficios de una silla de ruedas para perros. 

Mantener activa a tu mascota con necesidades especiales significa una vida más larga y saludable. Pero, ¿cómo acostumbras a tu perro a su nueva silla de ruedas? Una personalidad obstinada o el miedo a lo desconocido pueden hacer que tu mascota dude en dar sus primeros pasos. Aquí encontrarás todo lo que necesitas saber para ayudar a tu perro a adaptarse a su nueva silla de ruedas.

Deja que se familiarice con la silla

Como amante de tu mascota, has pasado incontables horas investigando para elegir la mejor silla de ruedas para perros. Comprar una silla de ruedas fue la decisión correcta para ti y tu mascota, pero puede tomar tiempo para que tu perro entienda para qué son sus «nuevas ruedas».

Algunas mascotas pueden necesitar tiempo para adaptarse a su silla de ruedas. Coloca la silla de ruedas en una habitación donde tu mascota se sienta cómoda y deja que la investigue por su cuenta. Para los perros asustadizos, considera recompensarlos con una golosina cuando se acerquen o lo huelan. Esto les ayuda a formar una asociación positiva con su nueva silla de ruedas.

Sé paciente

Mantén la calma e introduce lentamente a tu perro en su silla de ruedas. Comprende que esto puede ser estresante tanto para ti como para tu mascota, si en algún momento sientes que te sientes frustrado, da un paso atrás y tómate un descanso. Poner a tu perro de pie y caminar debe ser una experiencia divertida para ambos. Asegúrate de que tu perro pruebe su silla de ruedas por primera vez, en algún lugar donde se sienta cómodo y seguro. Comienza en un espacio amplio y abierto para que el perro pueda adaptarse a su silla de ruedas y a cómo se siente, sin preocuparse por chocar con nada.

Algunas mascotas pueden necesitar tiempo para adaptarse a su silla de ruedas. Coloca la silla de ruedas en una habitación donde tu mascota se sienta cómoda y deja que la investigue por su cuenta. Mantén la calma e introduce lentamente a tu perro en su silla de ruedas.

Paso a paso

No te excedas la primera vez que tu perro paseé en su nueva silla de ruedas. Esta es probablemente la primera vez que habrá podido hacer ejercicio por su cuenta en mucho tiempo. Debes comprender las limitaciones de tu perro. No esperes que pueda dar un largo paseo la primera vez que salga.

Tómatelo con calma y déjalo caminar durante unos minutos a la vez para que no se canse demasiado. De cinco a diez minutos es perfecto para su primera vez con la silla de ruedas. Aumenta lentamente la cantidad de tiempo que está en su carrito de movilidad canina agregando unos minutos a cada caminata. Esto le ayudará a desarrollar lentamente su resistencia y fuerza.

Anímalo a moverse

Lo ideal es que tu perro siempre asocie su silla de ruedas como una experiencia positiva. Anima a tu perro con muchos elogios mientras da sus primeros pasos. Algunos perros están muy motivados por la comida, lleva golosinas contigo en tu paseo. Si a tu mascota no le gustan las golosinas, prueba con su juguete favorito.

Cada hito debe celebrarse en el camino. Es posible que tu perro no se dé cuenta de que está bien que haga sus necesidades mientras usa su silla de ruedas. Aquí hay algunas cosas que puedes hacer para alentarlos a hacer sus necesidades:

  • Si tu perro tiene una cola larga, levántasela y colócasela sobre la barra trasera de su carrito. Esto lo quita del camino y hace que sea más fácil para ellos hacer caca.
  • Llévalos a su lugar favorito para ir al «baño». Esto no solo los alentará a ir, sino que los hará sentir más cómodos.
  • Elógialo y dale muchas golosinas cuando haga sus necesidades para reforzar sus acciones.

Obtén el ajuste correcto

Obtener el ajuste adecuado para la silla de ruedas de tu perro ayudará a que se sienta cómodo y lo alentará a seguir moviéndose. Pero, ¿cómo saber si la silla de ruedas está bien ajustada para tu perro? Unos pequeños ajustes pueden marcar una gran diferencia y ayudar a que el can se sienta aún más cómodo en sus nuevas ruedas.

Lo que debes revisar:

  1. ¿Está el nudillo alineado con la cadera? Cuando se ajusta correctamente, el nudillo de la silla de ruedas debe estar en el centro de la cadera de tu perro.
  2. ¿Las barras extensoras laterales son demasiado largas o demasiado cortas? El extensor lateral debe terminar detrás del omóplato de tu mascota. Si es demasiado corto, el perro puede parecer aplastado o tener una curva en la columna vertebral. La espalda de tu perro debe estar recta.
  3. ¿El extensor lateral corre paralelo al suelo? El extensor debe dibujar una línea recta a través del centro del cuerpo de tu perro. Si no es así, es posible que debas ajustar un poco el arnés delantero.
  4. Verifique la altura de la silla de ruedas, las almohadillas de los dedos de tu perro deben tocar el suelo.
  5. Ancho de la silla de ruedas: como regla general, el carrito de tu perro debe ajustarse a la parte más ancha de su cuerpo, que suele ser su pecho.

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimos Artículos