La hierba gatera. Qué es y cómo usarla con nuestros felinos

Como dueños de mascotas, buscamos constantemente cosas nuevas y emocionantes para hacer con nuestros compañeros peludos. La mayoría de los dueños de gatos han oído hablar de la hierba gatera y probablemente incluso la probaron con su amigo felino. Los cambios de comportamiento en los gatos pueden ser a la vez entretenidos y misteriosos. En Ladridos y Maullidos esperamos desmitificar este producto “mágico” para ti.

¿QUÉ ES LA HIERBA GATERA?

La hierba gatera, o Nepeta cataria, es una hierba perenne originaria de Europa, Asia Central, Oriente Medio y zonas de China. Pertenece a la familia de la menta, Labiatae, y comparte varios rasgos con la menta con la que la mayoría de nosotros estamos familiarizados. La hierba gatera puede llegar a medir un metro de alto y produce pequeñas hojas de color marrón verdoso que tienen bordes dentados y flores que florecen desde fines de la primavera hasta el otoño. La planta a menudo se incorpora a los jardines porque es tolerante a la sequía, resistente a los ciervos y disuade a los mosquitos. También atrae mariposas (¡y gatos!). Si no tienes un jardín, puedes comprar plantas frescas para cultivar en tu casa, pedazos de plantas deshidratadas, así como juguetes y aerosoles rellenos de hierba gatera.

¿CÓMO FUNCIONA LA HIERBA GATERA?

El ingrediente activo de la hierba gatera es un aceite esencial llamado nepetalactona. Cuando tu gato juega con la hierba gatera, el aceite entra por la nariz o la boca y se une a los receptores que estimulan el bulbo olfativo del cerebro. El bulbo olfativo envía la información a múltiples áreas del cerebro. La amígdala, una región del cerebro medio, se activa y hace que tu gato responda emocionalmente.

Además de la amígdala, se estimula la glándula pituitaria, responsable de la regulación hormonal. Todos estos eventos neurológicos combinados dan como resultado los cambios de comportamiento a los que a menudo se hace referencia como «subidón».

¿CÓMO RESPONDEN LOS GATOS A LA HIERBA GATERA?

La respuesta a la hierba gatera es en realidad genética, ya que aproximadamente el 75 % de los gatos son receptivos a la nepetalactona. Dado que el camino a través del cerebro es parcialmente hormonal, la mayoría de los gatos no reaccionan a la hierba gatera hasta que alcanzan la madurez sexual alrededor de los seis meses de edad.

Los gatos generalmente lamen, frotan y ruedan el producto. Dependiendo del gato y la cantidad ingerida, estarán muy emocionados o mucho más tranquilos mientras usan la hierba gatera. Los gatos que son estimulados olfatearán, masticarán, lamerán, sacudirán la cabeza, se frotarán la barbilla, las mejillas y el cuerpo. Algunos gatos incluso vocalizarán, saltarán y correrán. Si tu gato tiene una personalidad más relajada, es posible que se vuelva más dócil, babee y se estire. Rara vez los gatos muestran agresión por la hierba gatera.

Los efectos de la hierba gatera son de corta duración y solo duran de 10 a 15 minutos. La hierba gatera se considera no adictiva y segura. No existe una dosis específica para la hierba, y la mayoría de los gatos se alejarán cuando hayan tenido suficiente. Para el raro gato que se excede, el malestar estomacal leve es el único efecto adverso conocido. Los felinos que frecuentan la hierba gatera pueden desarrollar una tolerancia que disminuye su respuesta al producto. Por lo tanto, se recomienda que solo dejes que tu gato disfrute de la hierba gatera cada pocas semanas.

Dado que la hierba gatera no es tóxica, dura poco tiempo y la mayoría de los gatos la disfrutan, vale la pena intentar ver cómo responde tu gato. 

Si bien la hierba gatera es completamente segura, recomendamos usarla con moderación y bajo supervisión.

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimos Artículos