Displasia de cadera en perros. Síntomas y tratamiento

Una de las causas más comunes del dolor de cadera canino es la displasia de cadera en perros, una afección hereditaria en la que la articulación de la cadera no se forma correctamente. Esto permite que la articulación de la cadera quede floja en la cavidad y, a medida que el hueso de la pata del perro se desplaza, provoca un doloroso desgaste de la articulación.

La displasia de cadera es una enfermedad hereditaria que puede presentarse a cualquier edad. Aunque, comúnmente encontrada en razas grandes como pastor alemán, rottweiler, gran danés o san bernardo, la displasia de cadera también afecta a razas pequeñas. Afortunadamente, es fácil de tratar y manejar, si sabes qué síntomas detectar.

Causas de la displasia de cadera en perros

El dolor de cadera de un perro puede ser un dolor crónico y constante. El dolor crónico de cadera generalmente se atribuye a la artritis canina o a la displasia de cadera. El dolor agudo de cadera suele ser un dolor a corto plazo causado por una lesión. La mayoría de los perros con displasia de cadera sufren de dolor crónico.

Osteoartritis

A menudo causada por el desgaste natural de las articulaciones de la cadera de un perro, la osteoartritis es una causa común de dolor de cadera canino. Las áreas comunes afectadas por la osteoartritis incluyen:

  • Codo
  • Hombro
  • Rodilla
  • Caderas

Síntomas de displasia de cadera en perros

El dolor de cadera por displasia afectará la forma en que un perro camina. Los dueños de mascotas deben buscar un cambio en su modo de andar, que puede parecer incómodo o favorece a un lado sobre el otro. Otros signos de la displasia en perros incluyen los siguientes:

  • Rigidez o dolor en las caderas
  • Vacilación para hacer ejercicio
  • Dificultad para permanecer de pie durante períodos prolongados
  • Dolor y malestar
  • Favoreciendo una pierna sobre la otra
  • Incapacidad para subir escaleras
  • Cojeando

En perros jóvenes, los expertos recomienda que “si el dueño de una mascota sospecha displasia de cadera en su cachorro, la única forma de diagnosticar y controlar la enfermedad es mediante radiografías. En perros de razas grandes y gigantes, las radiografías se pueden tomar a partir de los 4 meses de edad y repetirse cada pocos meses para monitorear el crecimiento de las articulaciones de la cadera. Si te preocupa, mejor hacer las radiografías temprano, ya que hay cirugías altamente exitosas que se pueden realizar, pero deben realizarse antes de que el cachorro alcance cierta edad”.

4 Tratamiento de la displasia de cadera en perros

1. Salud de las articulaciones

Mejora la salud general de las articulaciones de tu mascota agregando un suplemento diario con glucosamina y condroitina en la rutina diaria de tu perro. La glucosamina ayuda a reconstruir el cartílago y ayuda a aliviar el dolor causado por la artritis. La condroitina ayuda a aliviar el dolor articular y aumenta la movilidad general de la articulación.

2. Vive un estilo de vida saludable

Mantener a tu perro en un peso saludable puede reducir en gran medida el dolor en las articulaciones. Una mascota con sobrepeso u obesa ejerce más presión sobre sus articulaciones. Mantener una dieta saludable y mantenerse en forma es clave para la salud general de tu perro.

Un ejercicio de bajo impacto como la natación es ideal para perros que sufren de dolor en las articulaciones. La hidroterapia puede ofrecer excelentes resultados para perros con displasia de cadera. Nadar aumenta la fuerza en sus patas traseras. Permitiendo que tu mascota trabaje sus músculos, ayudándolos a mantenerse en forma sin ejercer presión adicional sobre sus caderas.

3. Crea un espacio para perros

Haz que sea fácil para tu perro moverse por la casa. Dales un camino despejado y libre de obstáculos para moverse por ella. Viajar por suelos resbaladizos puede ser un desafío para las mascotas con problemas de cadera. El uso de botas para mascotas o calcetines de tracción con agarre antideslizante ayudará a tu perro a agarrarse al piso y mantener sus pies debajo de ellos. Ayudándolos a evitar más lesiones causadas por resbalones y caídas.

Los perros con caderas débiles pueden tener dificultades para subir y bajar escaleras. Un simple arnés de elevación trasero les permite dar el impulso que necesitan para subir las escaleras.

4. Ayudas para la movilidad de perros con problemas de cadera

Sillas de ruedas para perros

Tu perro puede tener problemas para mantener el equilibrio o estar de pie durante largos períodos de tiempo. Con la ayuda de un cabestrillo de apoyo, puedes sujetar suavemente el centro del cuerpo de tu perro los días que lo necesite. Si el dolor de cadera del perro ha progresado hasta el punto en que requiere asistencia de manera más constante, puede beneficiarse del uso de una silla de ruedas.

Una silla de ruedas ayudará a soportar su peso, aliviará la presión en las caderas y propiciará la vuelta a su independencia. Si tu mascota se encuentra en las primeras etapas de la displasia de cadera, se puede usar una silla de ruedas para perros como parte de su terapia de rehabilitación o para caminatas cortas cuando le duele la cadera. A medida que su displasia de cadera empeora, tu mascota puede hacer una transición paulatina al uso regular de la silla de ruedas cuando sea necesario.

Soporte de cadera para perros

Para las mascotas ambulatorias con displasia de cadera de leve a moderada, un aparato ortopédico para la cadera puede ser beneficioso y funciona bien para una amplia variedad de perros. Desde perros jóvenes que muestran signos tempranos de problemas de cadera hasta perros mayores que sufren de artritis. Estos sistemas permiten que las mascotas continúen con sus actividades diarias normales mientras promueven un rango de movimiento activo.

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimos Artículos