5 Consejos para cuidar a tu tortuga

Una vez adoptada, tu tortuga puede vivir tanto como tú. Algunas incluso superan el hito de los 80 años. Sin embargo, para que tengan una existencia lo más larga y saludable posible, es necesario cuidarlas y ayudarlas con su higiene diaria. Te explicamos por qué y cómo proceder con 5 Consejos para cuidar a tu tortuga.

Los cuidados a tu tortuga comienzan antes de que cruce el umbral de tu hogar, que integre su acuario su terrario o su recinto al aire libre. Comienzan tan pronto como se produce su transporte entre el lugar donde estaba y dónde pasará los próximos años de su vida.

El transporte ideal

Si la tortuga todavía es joven y pequeña debes llevar un caja pequeña con el fin de transportar tu tortuga sin peligro. En el interior, tendrá que depositar sustrato seco para tortugas y húmedo para tortugas acuáticas. Ten cuidado de tapar la caja para evitar que se abra durante el transporte pero que pueda respirar. Debes asegúrate de que quede fija y no se mueva ni un milímetro durante el viaje para no estresar a tu tortuga.

Su hábitat y disposición.

El cuidado de tu tortuga terrestre o acuática también y sobre todo implica el lugar de vida de tu mascota. Una tortuga juvenil estará más cómoda en un terrario, más pequeño para ella, pero más íntimo. Por el contrario, una vez que se vuelve demasiado grande, es necesario colocarla en un recinto dándole más espacio, al menos durante los períodos más calurosos en regiones con inviernos más duros. Para el terrario no te olvides de concertar una sustrato en tierra para que pueda transmitir su temperatura corporal.

También es apropiado desarrollar correctamente este espacio vital. Para su buena salud, no debemos olvidar un tubo UV, una lámpara de calefacción, un termostato algunas plantas pero también escondites para tu tortuga y arena. En el recinto tendrá escondites, heno de la comida disponible y no olvidarás un buen cuenco de agua.

Aprende más sobre terrarios para tortugas de tierra.

Limpiando su casa

Deberías regularmente limpiar el hábitat de tu tortuga. Esto es más fácil si un filtrado se instala en el acuario de tu tortuga acuática. La limpieza consiste particularmente en recoger excremento de tu reptil, asegúrate de que las plantas estén en buenas condiciones y renovar el agua de su cuenco diario. Esto es asegurarse de que los niveles de humedad y la temperatura son perfectos y cumplen con los cambios si los hay. La limpieza de un terrario en vidrio se realiza generalmente con vinagre blanco. También hay productos específicos disponibles comercialmente.

El cuidado pasa por la comida

Una tortuga sana es una tortuga que come adecuadamente, recibiendo todo el aporte nutricional que necesita. Así, tendrás que seguir su dieta cuidadosamente. Su menú debe estar compuesto en un 90% por vegetales y 10% de frutas. No olvides asegurarte de una ingesta adecuada de calcio que debe ser el doble de alto que el de fósforo. Por lo demás, un Suplemento vitamínico se puede programar semanalmente.

Buena salud

La higiene de tu tortuga está íntimamente ligada a la atención brindada. Nunca olvides visitar todos los años el veterinario para un balance completo y así prevenir la aparición de posibles enfermedades. Además, también debes cuidar a tu reptil manejándolo con cuidado. Evita lastimar a tu tortuga, al limitar la manipulación, también participas en su bienestar.

En resumen

Respeta su condiciones de vida, temperatura, humedad y establece un hábitat que satisfaga sus demandas. Una condición necesaria para que tu tortuga evolucione en paz y florezca. También debes proporcionarle una buena dieta y apegarte a ella. Su transporte entre tu domicilio y la clínica veterinaria debe realizarse bajo unas condiciones específicas, al igual que la forma de manipularla. Esto corresponde al cuidado diario de tu tortuga.

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimos Artículos