¿Qué es la Leishmaniasis en Perros?

La leishmaniasis en perros es una enfermedad causada por parásitos protozoarios del género Leishmania y que se transmite a través de la picadura de flebotominas hembras de moscas de la arena. Se han descrito más de 23 especies de Leishmania , la mayoría de las cuales son zoonóticas. La enfermedad es potencialmente mortal en perros y personas. Debido a que los órganos internos y la piel del perro se ven afectados, la enfermedad canina se denomina leishmaniosis viscerocutánea o canina. Los gatos, los caballos y otros mamíferos pueden infectarse, pero la enfermedad en gatos u otro tipo de animales es más rara que en perros y puede manifestarse en órganos cutáneos o viscerales.

Las leishmaniasis son enfermedades espectrales causadas por parásitos protozoarios del género Leishmania . Los signos clave van desde lesiones cutáneas localizadas hasta linfadenopatía e insuficiencia renal por enfermedad visceral. El diagnóstico a menudo se realiza mediante serología, con pruebas serológicas cuantitativas como ensayos de inmunofluorescencia o ELISA como confirmación. Las opciones de tratamiento están limitadas por las pautas de la Organización Mundial de la Salud en áreas endémicas de enfermedades humanas y por medicamentos como la glucantima a nivel internacional.

La leishmaniosis en perros es una zoonosis endémica importante en más de 89 países. Es frecuente en Europa, África, Asia y América del Sur y Central y se transmite verticalmente de un perro a otro. También es motivo de preocupación en los países no endémicos donde las enfermedades importadas constituyen un problema veterinario y de salud pública.

Síntomas de Leishmaniasis en Perros

Los síntomas de la leishmaniasis en perros son cutáneos, lo que significa que afectan a la piel, o viscerales, que afectan a un órgano abdominal.

Sin embargo, el tiempo que tardan en aparecer estos síntomas puede variar mucho. A veces, tardan tan solo tres semanas, pero pueden ser hasta siete años. En perros con un sistema inmunológico fuerte, es posible que nunca aparezcan.

Leishimaniosis canina - Hospital Veterinario Nacho Menes

Estos son algunos de los síntomas que pueden aparecer en perros que padecen leishmaniasis cutánea:

  • Lesiones de la piel
  • Alopecia (caída del cabello)
  • Dermatitis
  • Piel escamosa, gruesa o descolorida
  • Hocico o almohadillas agrietadas
  • Nódulos o bultos cutáneos
  • Uñas largas o quebradizas

Cuando los perros desarrollan leishmaniasis visceral, también conocida como fiebre negra, pueden mostrar los siguientes síntomas:

  • Diarrea
  • Sangre en las heces
  • Sangrado de nariz
  • Vómitos
  • Intolerancia al ejercicio
  • Ganglios linfáticos inflamados
  • Bazo agrandado
  • Disminucion del apetito
  • Pérdida de peso
  • Fiebre
  • Uñas anormales
  • Síntomas similares a la enfermedad renal
  • Aumento de la bebida y la micción
  • Dolor en las articulaciones
  • Inflamación muscular
  • Anemia

Causas de la Leishmaniasis en perros

La leishmaniasis en perros puede ser causada por múltiples factores diferentes según la cepa de la enfermedad presente.

La mayoría de las cepas de leishmaniasis se transmiten a través de las picaduras de moscas de la arena infectadas, pero algunas pueden transmitirse de un perro a otro a través del contacto con sangre y secreciones corporales contaminadas o de una madre a sus cachorros.

Leishmaniosis en perros - Síntomas, tratamiento y contagio

Por razones desconocidas algunas razas, como el Foxhound o el Mastín napolitano, tienen una predisposición a desarrollar leishmaniasis.

La enfermedad es más común en áreas mediterráneas y sudamericanas, aunque también se ha encontrado en América Central, México, Estados Unidos y tan al norte como Canadá. También rara vez aparece en partes de Europa.

Se recomienda que los perros criados o nacidos en lugares endémicos sean examinados para detectar la enfermedad; sin embargo, se sabe que la vacuna contra la leptospirosis produce falsos positivos cuando se realizan pruebas de leishmaniasis, y pueden ocurrir falsos negativos cuando las pruebas no son lo suficientemente sensibles.

Tratamiento de la Leishmaniasis en perros

El tratamiento de la leishmaniasis en perros se centra en reducir los síntomas y mantener la infección bajo control, ya que no existe una cura total para la enfermedad. Hay varios medicamentos disponibles para tratar ciertas cepas y la investigación sobre la enfermedad aún está en curso.

Tu veterinario te ayudará a determinar qué medicación es mejor para tu perro, dependiendo de lo que haya progresado la enfermedad y qué cepa de Leishmania es la causante de la infección.

Los veterinarios también pueden recetar una dieta alta en proteínas diseñada para ayudar a tratar los problemas renales si se desarrollan. Debido a que no existe cura para la leishmaniasis, el parásito permanecerá en el perro de por vida.

Si bien es posible mantener la infección bajo control y, en algunos perros, los síntomas pueden pasar desapercibidos, es probable que la enfermedad regrese en algún momento y requiera un tratamiento adicional.

Prevención de la Leishmaniasis en perros

Los insecticidas tópicos repelentes específicos reducen eficazmente las picaduras de moscas de la arena y la transmisión de leishmaniasis. Se ha demostrado que un collar impregnado de deltametrina y una formulación de permetrina e imidacloprid para aplicar en forma puntual confieren protección contra las picaduras de flebótomos. Se recomienda la aplicación de insecticidas protectores para perros en áreas endémicas de Leishmania , perros que viajan a sitios de infección y perros infectados (para reducir la transmisión potencial). Las vacunas comerciales de fracción purificada contra la leishmaniasis canina se comercializan en Europa y Brasil, y se están desarrollando otras vacunas.

Riesgo Zoonótico de Leishmaniosis en Perros

La Leishmaniasis visceral humana es un grave problema de salud pública en áreas donde la leishmaniasis canina es endémica y los perros siguen siendo el principal foco de infección. La desnutrición y otras enfermedades que alteran el sistema inmunológico, incluida la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), se reconocen como factores de riesgo clave y pueden explicar por qué esta enfermedad es oportunista. Se ha informado de coinfección por VIH y leishmaniasis en más de 80 países en todo el mundo, y el control de la leishmaniasis vuelve cuando hay una población suficiente de células T CD4 + después del tratamiento con terapia antirretroviral combinada. Los esfuerzos para controlar la leishmaniasis canina y las enfermedades humanas en áreas endémicas se centran en interrumpir la transmisión de la infección a través de medidas de control de flebótomos y prevenir la infección canina a nivel de la población.

Puntos clave

  • La Leishmaniasis sigue siendo una zoonosis importante, particularmente en América del Sur y la cuenca del Mediterráneo, así como en África Oriental. Todavía se cree que los perros son el principal foco de infección, aunque se han encontrado otros animales de compañía, incluidos gatos y caballos, con una infección clínicamente significativa.
  • Cuando la enfermedad no es endémica en las personas, los perros aún pueden infectarse, ya sea criando animales infectados importados de áreas endémicas o llevando perros u otras mascotas a áreas endémicas sin protegerlos contra las picaduras de mosquitos.
  • La Prevención utilizando insecticidas apropiados y la vacunación donde sea posible adquirirla, es lo más aconsejable. Es poco probable que el tratamiento conduzca a una curación estéril y puede reaparecer meses o años después del tratamiento.

Related Articles

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimos Artículos