¿Por qué mi perro huele a pescado?

Muchos nos preguntamos: «¿Por qué mi perro huele a pescado?». Sin duda, ese olor nauseabundo que proviene de nuestros queridos canes, y que habitualmente emana del trasero de nuestros perros, en ocasiones sin percatarnos de cuál podría ser su origen, es insoportable.

En este post procuraremos analizar las causas de este olor demoledor y te propondremos algunas soluciones para paliarlo.

¿Por qué el trasero de mi perro huele a pescado?

Todos los perros huelen mal de vez en cuando, pero la mayoría de las veces nos golpea con un olor que es fácil de explicar. Por lo general, esto sucederá si nuestros perros se tiran un pedo, ruedan en como heces de otros perros o animales o se empapan después de una caminata y desarrollan ese olor a perro mojado.

Sin embargo, ocasionalmente nuestros peludos compañeros emitirán un olor a pescado extremadamente penetrante que aparentemente aparece de la nada. En la mayoría de los casos, este olor a pescado probablemente se originará en el trasero de nuestro perro.

Si notas que el trasero de tu perro huele a pescado, no te preocupes, te explicamos el por qué y qué puede hacer al respecto. 

El trasero o las nalgas de los perros pueden oler a pescado debido a una infección, impactación o bloqueo de las glándulas anales. Los sacos anales están a ambos lados del trasero de su perro. Contienen glándulas sudoríparas que producen el olor a pescado, que actúa como marcador de olor para los perros.

Los perros pueden emitir un olor a pescado desde sus traseros cuando están asustados. 

¿Qué pasa si el trasero de mi perro huele a pescado?

A mi perro le pica el culo - Información

En general, la mayoría de los aromas a pescado que emanan de las colillas de los perros suelen derivar del mismo problema, un posible problema con las glándulas anales. (Como nota, antes de entrar en más detalles, te recomendamos que guardes cualquier alimento que esté comiendo para más tarde).

Si un perro tiene una infección del saco anal, entonces el trasero olerá a pescado. Otras cosas que también puede suceder pasan por comprobar si el área anal parece descolorida, hinchada o visualmente diferente de lo normal.

Es importante que su veterinario trate estas infecciones con antibióticos, o puede provocar abscesos dolorosos o incluso rupturas.

El aliento de tu perro también puede oler a pescado . Esto se debe a que el perro se limpia a sí mismo. Si un perro le lame el trasero que huele a pescado, ese desagradable aroma se transferirá a su boca y aliento.

Las glándulas anales (o sacos anales) están ubicadas en el ano y contienen un líquido que es el responsable de crear un olor a pescado tan fuerte y maloliente. Dependiendo del perro, este líquido puede variar en color y apariencia, apareciendo espeso y gris en algunos caninos y delgado y amarillento en otros.

Todos los perros poseen glándulas anales y, en general, funcionan de manera eficiente y sin problemas, siendo utilizados para ayudar a los perros a marcar territorio cada vez que hacen caca. En pocas palabras, el líquido contenido dentro de los sacos anales se libera con las heces cuando los perros hacen sus necesidades, y actuará como un marcador de olor.

Sin embargo, no es raro que estas glándulas se bloqueen en algunos perros. Por una razón u otra, no se vacían correctamente, lo que eventualmente provocará más complicaciones en el futuro, como hacer que el trasero del perro huela a pescado.

Desafortunadamente, no existe un consenso adecuado sobre qué causa exactamente la aparición de problemas de las glándulas anales en los perros. A pesar de esto, muchos expertos creen que la raíz del problema está relacionada con otros problemas de salud que se encuentran comúnmente en los caninos, como la obesidad, las alergias, la diarrea crónica y los trastornos gastrointestinales.

Por lo tanto, debe estar más atento si su perro sufre de alguna de estas afecciones relacionadas y su trasero huele a pescado.

Glándulas Perianales del Perro | Lo que debes Saber | Actualizado 2020

¿Qué son las glándulas anales de los perros y cuáles son los síntomas del bloqueo?

Como se mencionó anteriormente, la mayoría de las glándulas anales de los perros se vacían naturalmente cada vez que defecan. Sin embargo, este proceso a menudo puede salir mal en ocasiones, lo que hace que el líquido no se vacíe completamente de las glándulas.

Si esto sucede con regularidad, puede hacer que el líquido se seque casi por completo, provocando un bloqueo.

Lamentablemente, los perros que padecen esta desagradable condición a menudo experimentarán una gran cantidad de dolor como resultado de esto.

Afortunadamente, detectar los síntomas del bloqueo de la glándula anal es bastante sencillo. En primer lugar, esa zona olera a pescado, un olor a pescado fuerte y penetrante, como ya hemos comentado en este artículo.

Además, también se deslizarán y arrastrarán su trasero por el suelo, a veces exhibiendo este comportamiento varias veces durante el día.

Del mismo modo, pueden mordisquear o lamer excesivamente el ano, provocando que se enrojezca y le duela. Por último, pueden mostrar otros síntomas o comportamientos inusuales, como sentarse repentinamente, mirar su trasero durante períodos prolongados y gritar de dolor cuando hacen caca. Si notas alguno de estos signos, habla con tu veterinario de inmediato y busca asesoramiento.

¿Cuáles son los síntomas de las infecciones y los abscesos de las glándulas anales?

El bloqueo no es el único problema que los perros pueden tener con sus glándulas anales. En algunos casos, también pueden desarrollar infecciones que rápidamente pueden volverse problemáticas si no se tratan.

En el peor de los casos, las infecciones pueden eventualmente conducir a la formación de un absceso, una acumulación de pus extremadamente dolorosa, en las glándulas anales.

Si sospechas que tu perro tiene una infección o un absceso de la glándula anal, busca el consejo profesional de un veterinario. Sin una intervención rápida, tu perro podría tener mucho dolor o estar deprimido, y gritará constantemente cada vez que intente defecar.

Cómo vaciar las Glándulas Anales de un perro + Vídeo

En la clínica, el veterinario tratará estas afecciones con cirugía o una combinación de analgésicos y antibióticos.

Muchos síntomas de infecciones y abscesos de las glándulas anales son similares a los presentes en el bloqueo ( deslizamiento del trasero , mordiscos o lamiendo el ano y aullidos al defecar), sin embargo, los perros que padecen las afecciones antes mencionadas también pueden mostrar heridas, sangre, secreción y pelaje enmarañado alrededor de sus extremos traseros.

De manera similar, pueden comenzar a mostrar cambios de humor, volverse letárgicos, comer menos de lo normal y actuar irritables con otras mascotas y sus dueños.

¿Qué son los tumores del saco anal?

Los tumores del saco anal son un problema extremadamente grave que, afortunadamente, es una ocurrencia relativamente poco común en los perros. Sin embargo, aún vale la pena conocerlos y algo que tu veterinario debe valorar en casos extremos.

En general, tienen el mismo efecto que otras enfermedades asociadas con las glándulas anales, lo que hace que dejen de funcionar de manera eficiente.

Sin embargo, estos tumores son conocidos por diseminarse rápidamente a otros tejidos del cuerpo y pueden ser más mortales que otras afecciones anales.

Según la investigación, aproximadamente el 25% de los casos de tumores del saco anal también causan hipercalcemia, que es una condición extremadamente peligrosa que a menudo conduce a insuficiencia renal en perros.

¿Cómo elimino el olor a pescado de mi perro?

Lo primero que debe hacer después de detectar un olor a pescado en el trasero de su perro es reservar una cita con el veterinario. En muchos casos, tu perro podría tener sus glándulas anales vaciadas.

El veterinario usará guantes y manipulará la parte trasera, exprimirá un poco de la mugre maloliente a pescado en un pañuelo de papel.

Una vez completada esta tarea, el perro dejará de oler a pescado. Desafortunadamente, muchas razas de perros pequeños necesitan que sus glándulas anales se vacíen varias veces al año.

Aunque es posible hacerlo uno mismo con la práctica (como explicaremos más adelante en el artículo), es muy recomendable que recurra a la ayuda de un veterinario si se trata de una raza cuyas glándulas anales deben vaciarse con regularidad.

Sin el cuidado y el conocimiento adecuados, los dueños de perros pueden correr el riesgo de causar inflamación o cicatrices permanentes en las glándulas anales de su perro.

Conclusión:

Los perros son criaturas (a menudo) malolientes, por lo que no es raro que los dueños de perros se acostumbren a los olores y aromas únicos de sus perros a lo largo de los años y, como resultado, terminan prácticamente inmutables a los olores que perciben en su nariz.

Todo esto es parte de las alegrías de tener un perro y se puede resolver fácilmente con una limpieza regular y profunda, así como un poco de ingenio humano.

Obviamente, ningún dueño de perro quiere que su perro tenga un trasero apestoso que huela a pescado, y como tal, ser consciente de las causas de este fenómeno es útil para saberlo.

Aunque este tema puede parecer asqueroso para algunos lectores, es importante cubrirlo si desean mantener a su perro feliz y saludable.

Además, ser dueño de un perro suele conllevar una buena cantidad de experiencias incómodas; sin embargo, afortunadamente, las buenas experiencias superan con creces las malas.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Related Articles

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimos Artículos

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)